El retorno de los ‘dumbphones’

dumbphonesDespués de unos años de querer tener la última tecnología en el teléfono móvil, parece que hay una especie de moda vintage para retornar a los orígenes del teléfono, aquellos dispositivos que solo servían para hablar por teléfono. ¿Os acordáis?

Se les llama dumbphones teléfonos tontos. Bueno, según para quien, serían teléfonos listos, pues son muy sencillos de utilizar y disponen de muy pocas opciones. Porque, seamos serios, ¿para qué necesitamos un sensor de luz y movimiento, sistemas de seguimiento del rostro o identificación por huella en un dispositivo cuyo único objetivo es llamar por teléfono?

Parece que la moda retro de los dumbphones ha venido para quedarse. En Japón, donde se marcan las tendencias para el resto del mundo, registra un 6% de crecimiento anual en este tipo de dispositivos móviles.

¿Qué argumentos hay para tener un teléfono tonto? Debemos pensar que sus acólitos, sin ser tan fanáticos como lo somos los seguidores de iOS, también tienen fuertes creencias. Sus puntos básicos son estos:

  1. La batería dura una semana entera, y más.
  2. El precio es económico, o como dicen ellos, de risa.
  3. Si se cae, en lugar de ponerse a llorar como un propietario de un iPhone o un Samsung, recoge las piezas, las vuelve a ensamblar y, a llamar de nuevo.

La verdad es que los argumentos son de peso. Pensemos que estos teléfonos rondan los 20-30 euros. Por eso cabe preguntarse, ¿quién es realmente el tonto de esta historia?

No hay comentarios

Leave your comments